El Urumea a ras del agua (Diario Vasco, 18 de Diciembre)

DV_urumea puente

Recorremos el río desde Astigarraga hasta el Kursaal y comprobamos que hay obstáculos naturales y otros vertidos por el hombre que frenan su curso. Grandes extensiones de fango y arena han hecho que el cauce en la zona de Loiola haya crecido dos metros, según los responsables de los clubes de remo.

Las recientes inundaciones han puesto de manifiesto que vivir junto a un río puede ser romántico pero que no siempre es fácil, sobre todo si se desborda. El triángulo Hernani-Astigarraga-San Sebastián es uno de los más castigados en Gipuzkoa. Según datos de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico y la Agencia Vasca del Agua (URA) solo en esta zona se han registrado desde 1684 un total de 25 grandes inundaciones, la última de ellas hace poco más de un mes. La crecida del río Urumea, ocasionada por las lluvias, devoró centenares de garajes, viviendas y negocios, pero también se llevó por delante ilusiones y proyectos vitales.

Sustitución de puentes, actuaciones sobre meandros, encauzamientos, expropiaciones de pabellones… Las posibles actuaciones para conseguir que el río respire y fluya libremente con los menores obstáculos posibles en caso de crecidas extraordinarias se suceden. Los grupos políticos en el Ayuntamiento de San Sebastián apremian al gobierno municipal a que tome medidas. Las conversaciones de los vecinos de Txomin Enea y Martutene están salpicadas de continuas referencias a los seguros y los peritos, al río y su siempre postergado encauzamiento y a los destrozos todavía visibles en sus casas y negocios semanas después de la última crecida. Todos ellos se sienten perdidos en una maraña de impresos y seguros. Y el río sigue ahí, aparentemente dormido pero siempre amenazante. Y es aquí donde las instituciones se la juegan, sobre todo si en un futuro hipotético, en unas supuestas nuevas inundaciones, alguno de sus representantes se ve obligado a regresar para repartir promesas y recibir algo más que críticas.
Hasta que se concreten las actuaciones previstas, este periódico ha recorrido el Urumea a bordo de una zodiac desde Astigarraga hasta el puente del Urumea para detectar las puntos críticos en los que se podría actuar «ya mismo» sin necesidad de hacer «grandes inversiones». Zonas en las que hay árboles hundidos, grandes extensiones de fango e incluso motocicletas en el fondo que actúan de freno.
El Ayuntamiento colabora
Navegamos el río acompañados de un miembro del club de remo de Donosti Arraun y de un vecino del barrio de Zikuñaga de Hernani. Y la conclusión, a vuela pluma, es que el Urumea está abandonado y que necesita a alguien que lo cuide.
Los remeros sí lo miman. No hay entrenamiento que no retiren del agua las ramas y troncos que se encuentran en su recorrido, a sabiendas de que si no lo hacen la embarcación que venga detrás puede chocar contra ellas con el consiguiente peligro. Desde la última riada, solo los remeros y voluntarios de Urkirolak han llenado «seis camiones grandes» de FCC que el consistorio donostiarra ha puesto a su disposición. «El Ayuntamiento está colaborando con nosotros. Su disposición es buena», subraya el presidente de Urkirolak, Ricardo Unzueta. Bicicletas, frigoríficos, carros de la compra… han sacado de todo.
Pero es que hay otros muchos obstáculos que bien no se ven porque están escondidos en el fango o porque no pueden ser retirados con los medios de que disponen los clubes de remo de Urkirolak y Donosti Arraun. Y es aquí donde reclaman el respaldo económico de las instituciones para poder contar con «maquinaría y medios humanos» que permitan extraer del cauce del río los elementos voluminosos que los remeros tienen perfectamente localizados. El gobierno de Bildu en San Sebastián ha dado su palabra a los clubes de remo de que les suministrarán herramientas para que puedan seguir haciendo este trabajo impagable. No sería la primera vez que un deportista se precipita al agua tras chocar su remo con un tronco.
En nuestro recorrido a ras del agua y en marea baja, nos topamos con restos de bolsas colgadas de las ramas de los árboles, cubos de basura que bailan al ritmo que les marcan las mareas, zonas en las que la zodiac prácticamente llega a encallar en el fondo del río y con viviendas por cuyos pilares se escabullen los corcones. Hasta aquí nada que no pueda encontrarse en otros ríos. En el Urumea, en cambio, contamos hasta 19 cubiertas de coche hundidas en la zona próxima al polígono 27 de Martutene, dos motocicletas Mobilette y dos areneras, aquellas gabarras, negras y planas, que navegaban medio hundidas por la carga cuando ascendían lentamente aguas arriba, impulsadas a golpes de pértiga por los gabarreros. Esa arena servía para hacer mortero en los caseríos, con cal y arena mezclados, también para huertas, para revolver con la tierra y engrosarla, para la construcción, para camas del ganado… y sobre todo permitía que el fondo del río no acumulara sedimentos y por ende el agua circulaba sin problemas. Este vecino de Hernani con el que recorremos el río propone recuperar las areneras y exponerlas al público en un museo «como parte de nuestra historia». Las areneras hundidas tienen hasta el motor Perkins con el que se propulsaban.
Más allá de los elementos flotantes y no flotantes, sorprende que las salidas de tuberías pluviales están taponadas por sedimentos cuando deberían quedar despejadas para desaguar lo que llega de los colectores de nuestras calles. Nadie parece haberse preocupado de limpiar estas salidas.
El tapón de Loiola
Desde el agua vemos la trasera de la cárcel de Martutene, las casas de Txomin Enea, con sus embarcaderos, y alcanzamos la zona que según los responsables de los clubes, ha causado las últimas inundaciones. Es el tramo que queda entre el puente del cuartel de Loiola y el de Egia. Entre medias, el nuevo puente del Topo. Dos de sus ojos están prácticamente cegados por la grava que se ha vertido al río para que puedan entrar los camiones y excavadoras. La consecuencia, siempre a juicio de Unzueta, es que la lámina de agua media en esta zona ha crecido «1,5 metros» en los últimos tiempos por los sedimentos que se han acumulado en el fondo. Los botes de los remeros pueden pasar a duras penas por esta zona en marea baja, en la que no hay más de «30-40 centímetros de calado» y lo que es peor, las crecidas repentinas por las lluvias provocan que los bajos de Txomin Enea queden abnegados por el agua. «Se ha formado un cuello de botella en Loiola que tiene fácil solución sin grandes inversiones: retirar la grava y los obstáculos que frenan el curso del agua», subraya Unzueta.
Por de pronto, esta semana la constructora que hizo el nuevo puente de Hierro -ahora denominado de la Real Sociedad- ha empezado a retirar las piedras que vertió al río en el momento de la construcción del mismo y que también habían formado un nuevo cuello de botella en esta zona, como comprobamos a nuestro paso con la zodiac. «La medida permitirá recuperar la navegabilidad del río», asegura Unzueta. Nos cruzamos con remeros que entrenan y también con un precioso cisne blanco cerca de Cristina Enea.
Alcanzamos el puente de María Cristina. El fondo está limpio. La arena que han perdido las playas en los últimos años, especialmente la de La Zurriola, se ha quedado en esta zona. Es difícil adoptar una postura en torno a si es necesario dragar o no el tramo que va desde Riberas de Loiola hasta el Kursaal. Estudios, en los que participaron el Gobierno Vasco, la Diputación de Gipuzkoa, la Confederación Hidrográfica y la Dirección de Costas, llegan a la conclusión de que el coste ecológico e hídrico que supondría rebajar metro y medio el fondo del río, sacando más de 200.000 metros cúbicos de lodos y arenas, sería irreparable. Estos estudios añaden que por mucho fango que se retire, el flujo de las mareas no tardaría en devolver al río su antiguo perfil y ocupar todos los huecos. El dragado, por tanto, tiene un efecto insignificante como mecanismo para aumentar el volumen de desagüe y desde el punto de vista ambiental su impacto es muy severo y trae consigo la desaparición de numerosas formas de vida en todo el cauce.
Lo cierto es que la visión del Urumea en su desembocadura es sorprendente: grandes extensiones de arena en los márgenes de los muros y en el centro del río, y fangos en la zona del meandro, a la altura de la Universidad de Deusto, y en la zona de Riberas de Loiola. No encontramos troncos y elementos voluminosos. Los voluntarios de Donosti Arraun, Urkirolak y otros vecinos se han encargado de que no lleguen hasta aquí. «Claro que no siempre podrá ser así», aseguran.
__
En este link se puede ver un pequeño vídeo del recorrido:
About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Zure helbide elektronikoa idatzi/Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 402 seguidores

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 402 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: