«Queremos más seguridad en el barrio» (Diario vasco, 7 de Diciembre)


Más agentes municipales velando por la seguridad en las calles, más locales de encuentro para los ciudadanos y que el gobierno municipal proteja el espacio natural de cada barrio frente a posibles actuaciones urbanísticas. Estas tres son peticiones comunes que los vecinos de diferentes zonas de San Sebastián han realizado al nuevo gobierno municipal en el marco de las reuniones que el alcalde, Juan Karlos Izagirre, y el concejal de Participación, Axier Jaka -junto a otros ediles y miembros del departamento de Participación, como su responsable, Amaia Agirreolea- han mantenido con los habitantes de cada zona de San Sebastián en el marco del programa ‘Los barrios y pueblos fortalecen Donostia’, una iniciativa orientada a conocer «las necesidades reales» de los donostiarras y que concluyó recientemente. En estos encuentros, a los que asistieron un total de 1.700 personas, los habitantes de cada zona elaboraron una lista de prioridades para sus barrios que el Ayuntamiento deberá analizar ahora desde un prisma técnico y político antes de dar una respuesta sobre posibles actuaciones. Las propuestas son numerosas. A falta de saber las realizadas en Igeldo y Zubieta, zonas en las que el gobierno municipal se reunió con sus respectivos consejos, estas son algunas de las preocupaciones de los ciudadanos.

«Queremos más seguridad en el barrio»

Amara Berri. Los vecinos realizan un diagnóstico de su barrio.:: LUSA

Amara Berri
Amara arrastra un viejo problema: el vial de Carlos I, de entrada a la ciudad, «que parte física y socialmente en dos el barrio», insisten los vecinos. Por un lado, está la zona de Mutualidades, hasta el paseo de Errondo, que soporta «la influencia del tráfico intenso de Carlos I». Por otro, la calle Eustasio Amilibia, también sobrecargada. Los habitantes de Amara demandan «información clara y veraz» del proyecto de supresión de esta arteria, una solución que «no pase por hipotecar otras zonas, como Riberas de Loiola». Y reclaman que el proyecto contemple «el soterramiento de las vías de Topo», lo que puede suponer más espacio para aparcar, «una misión imposible en los días de acontecimientos y eventos deportivos en Anoeta». Los vecinos piden que se creen «aparcamientos disuasorios», que el Gobierno Civil «no tenga el monopolio de toda la manzana», que se vuelva al «aparcamiento en batería en Errondo».
Una petición común en todos los barrios ha sido «que haya mayor presencia de agentes municipales» velando por la seguridad en las calles, «que no poniendo multas».
Bidebieta
En Bidebieta se incidió especialmente en este aspecto, ya que se trata de una zona «con poca luz y puntos oscuros peligrosos, sobre todo para las mujeres, que deberían corregirse». Además, sus vecinos quieren seguir conservando sus grandes árboles, pero piden que se poden para que no disminuya la luz ni en los hogares ni en la calle y que se recojan las hojas del suelo. Además, «la subestación eléctrica de la zona sigue emitiendo ruido» y «temen que pueda tener afecciones en su salud», por lo que creen que se deben realizar mediciones. En cuanto a las conexiones, necesitan «un servicio de bus en la zona de Montesol».
Egia
Las de Egia fueron las reuniones más numerosas, con 90 personas en cada sesión. Se fijaron propuestas muy concretas, como que se ataje el problema de la suciedad en las calles, «mediante campañas de concienciación, la colocación de más papeleras y el incremento de la limpieza municipal», especialmente en el entorno del ascensor de plaza Haundi y la calle Maldatxo, entre otras. Además, proponen que se cree un espacio físico para llevar a cabo las actividades del barrio y que se fomente el comercio pequeño, recuperando, por ejemplo, su asociación de comerciantes. En cuanto a las conexiones, les gustaría que se incorporara una nueva línea de microbús que dé servicio a la zona de los Ríos, Aldapa y Tolaregoia; así como que se incorpore un sistema mecánico de movilidad vertical que facilite la subida a los Ríos y la calle Aldapa, y que se alargue el horario de los ascensores de 6-24.00 horas. También piden que se apliquen medidas para reducir la velocidad en las calles Virgen del Carmen y Egia.
Antiguo
La aplicación del sistema OTA en la zona ha traído ventajas a los vecinos, pero también problemas, sobre todo a la zona alta del Antiguo (Arriola, Seminario…), donde acaban los coches que antes aparcaban en el entorno de las Universidades. Los vecinos han pedido que se busquen fórmulas alternativas al sistema de pago actual, como OTA gratuita durante un plazo de tiempo, a partir del cual se pagaría, o pago distinto en invierno o verano.Y, para fomentar el pequeño comercio de la zona -para lo que formulan medidas como campañas de comunicación y concienciación- proponen que se elabore una especie de tarjeta sustitutiva de la OTA de los comercios que favorezca a las personas que se acerquen con sus coches a comprar al barrio. Además, entre otros aspectos, piden que se permita la entrada a la calle Matía bajando desde Pío Baroja.
Amara viejo
Que se coloquen «elementos de movilidad vertical en el trayecto de escaleras de la calle Autonomía que llegan a la calle La Salud y de ahí a las villas de la zona más alta» es lo que quieren los vecinos de Amara, que se topan con «muchos obstáculos arquitectónicos» en su barrio. Así, proponen para su estudio que se complete el tramo más alto de las que ya existen en San Roque y que se mejoren las aceras y la instalación eléctrica en esa zona. Además, solicitan una reunión informativa sobre la actualidad de San Bartolomé (realojos, plazos.), que se soterren las vías del tren para dar continuidad al barrio y que el edificio de Euskotren se destine para las actividades de esta zona. Demandan asimismo que se prioricen los elementos verdes en el proyecto de la plaza Easo, así como que se construyan baños públicos, se habilite un espacio cubierto para diferentes actividades o el tratamiento peatonal de la calle Autonomía. Además, consideran necesario un local de cultura autogestionado del barrio, que podría ponerse en marcha en «el edificio de Bomberos o el de Bellas Artes», ambos vacíos.
Gros
La sensación de inseguridad campa a sus anchas en algunas zonas de este barrio, según sus vecinos, que citan la calle Misericordia, la Plaza Nafarroa Behera, la zona Zuhaizti… como puntos a mejorar. Así, piden que se ilumine mejor todas las zonas oscuras y añaden que el peligro no sólo está en las calles. Así, la playa de la Zurriola es una veterana en ofrecer tragedias, y los vecinos piden que se «señalice mejor en invierno» y proponen «que se acote la zona de baño y se permita sólo el baño en esa franja, además de extremar la vigilancia». La limpieza también ocupa un apartado de sus sugerencias. De esta manera, creen que habría que poner en marcha «campañas para concienciar a los ciudadanos sobre la necesidad de mantener la limpieza en la playa». Por último, solicitan que se abra y adecente el final de Sagüés como zona de esparcimiento., donde «se podrían colocar elementos de ejercicios estáticos y de estiramiento».
Añorga
Los problemas de movilidad que afrontan los peatones copan las preocupaciones de los vecinos de Añorga, que piden medidas a corto plazo mientras no se transformen en pasos peatonales la N-I y la GI-131. En concreto, señalan que no hay un camino para salir de Errekalde, una zona de paso muy peligrosa, sin pasos de cebra y sin iluminación. Además, no se puede ir a Hernani, Lasarte y Usurbil caminando, explican, y piden se priorice a los peatones y se establezcan conexiones con la zona alta del barrio. También apuntan que el edificio de las escuelas está en desuso y que se podría dar un servicio de ludoteca, o para las personas mayores.
Aiete
En el diagnóstico de Aiete se puso sobre la mesa la preocupación de los vecinos por el patrimonio arquitectónico y natural de la zona. En concreto, por el caserío de Munto, «de los más antiguos de Donostia, semiderruido», y por otros edificios y espacios naturales como «Katxola, Etxezuria (parque de Miramon), el fortín del molino de viento, que se destruyó, o el palacio de Arbaizenea». Los vecinos defienden que deben ser restaurados y que después pueden dar cobertura a servicios demandados como un ambulatorio, un local para jóvenes. Además, los habitantes de Aiete pusieron de relieve la necesidad de crear «un continuo peatonal accesible que vertebre y conecte el barrio con Amara y el Antiguo».
Altza
La movilidad en Altza «hacia dentro y hacia fuera» copó parte del debate entre los vecinos. Entre otras medidas, proponen una experiencia piloto con el microbús nº 38 modificando su itinerario para que dé respuesta a Altza y poniéndolo en relación con el Topo y Renfe. Además, piden al Ayuntamiento que se trabajen los ejes que peor accesibilidad tiene el barrio: el eje Renfe-Ambulatorio y el que une Oleta-Picabea. En el diagnóstico del barrio, valoraron la necesidad de un nuevo ambulatorio, «porque el actual se ha quedado pequeño» y se denunció que existen algunas áreas conflictivas en las que ha habido robos, «como en la calle Arriberri».
Ibaeta
El sistema OTA implantado el pasado mes de abril perjudica a los pequeños comerciantes de la zona de Ibaeta que lo pagan mientras están trabajando. Los vecinos proponen que se retire el sistema de pago o que se plantee una tarifa más baja, y los oradores de Aingeru Zaindaria demandan que se habilite una viñeta para esta zona. Además, en Ibaeta reclaman que se suprima el aparcamiento de pago en la explanada frente al Diario Vasco y, en otro orden de cosas, manifiestan que la casa de cultura de Lugaritz está muy alejada del barrio y proponen que se busque o construya un equipamiento que acoja actividades de la zona, «con un programa estable y actividad dinamizada (haurtoxko-gazteleku) dirigida desde Lugaritz y ubicado, para generar vida, en zonas como la plaza Aitor Zabaleta o el aparcamiento ubicado frente a este periódico».

«Queremos más seguridad en el barrio»

Martutene. Como en otras zonas de Donostia, la reunión en esta zona se celebró en la casa de cultura y contó con la asistencia de unas setenta personas. :: LUIS MICHELENA

Martutene
Conseguir que el río Urumea a su paso por Martutene deje de ser una amenaza y se convierta en un valor añadido. Esta es la petición de un barrio azotado por las inundaciones periódicas. Los vecinos priorizan que se aborden soluciones a corto, medio y largo plazo como la limpieza del río, el compromiso de que esta limpieza será periódica y el compromiso también de que el Ayuntamiento mediará entre las administraciones para que el proyecto de regeneración y encauzamiento se aborde con urgencia. Además, piden que se habilite una conexión peatonal y ciclista accesible con Loiola, de forma que se dote de accesos básicos a los equipamientos de este barrio, como al ambulatorio, y que en el puente de Martutene se habilite un paso alternativo de vehículos motorizados por un único carril y otro para peatones y ciclistas.
Txomin enea
«Actualmente, y hasta que el plan de ejecución urbana se lleve a cabo, falta de todo», dicen los vecinos de esta zona, que piden que se aborde la rehabilitación integral de Txomin en materia de vivienda, equipamientos comunitarios… Y «que se les mantenga informados».
En general se considera que la trama urbana que conecta Loiola con los barrios limítrofes es deficiente: la bajada de Egia, la entrada desde Riberas de Loiola o desde Amara hacia La Salle y Txomin…. Por ello se solita que se regeneren estas zonas dando calidad a los trayectos peatonales y ciclistas y mejorando la sensación de seguridad. Concretamente, se demanda que se limpien las zarzas y el barro y se aumente la iluminación en la conexión Loiola-Egia, y se intervenga en el puente Urki eliminando la acera más próxima al Urki y aumentando la contraria. En la conexión Loiola-Riberas, se solicita que se intervenga en Ciudad Jardín, entre otras medidas, mientras que en la conexión con Txomin, que se limpie de zarzas y barro el recorrido y se aumente la iluminación.
Ulía
El transporte público es un elemento de proecupación en un barrio «con muchas cuestas y mucha gente mayor». Los habitantes de esta zona solicitan que la línea 37 de Dbus vuelva a Ulía por Secundino Esnaola o la Zurriola para llegar al ambulatorio y de ahí continuar hasta Ulía, así como que se coloquen marquesinas. Además, creen que se debe sustituir el taxi bus de Ulía por un microbús y aumentar su recorrido hasta el parking del albergue y reclaman que se recupere la zona de Viveros como zona de esparcimiento, que no se construya sobre ella – «recalificándola como zona de esparcimiento»-, que se fomenten las huertas urbanas y se habilite un parque para mayores y pequeños.
Parte Vieja
Los vecinos de la Parte Vieja denuncian que existe un desequilibrio entre la actividad privada de la hostelería y los espacios públicos y piden al Ayuntamiento que tome medidas para que los vecinos puedan sentarse, pasear y estar en sus calles «con la colocación de bancos y fuentes, la delimitación de las terrazas y el respeto de horarios y autorizaciones por parte de los establecimientos». Además, solicitan que todas las fiestas de la ciudad no tengan por escenario la Parte Vieja y denuncian que la limpieza «está peor que nunca y que se han eliminado los cubos de la basura». Así, piden que se adecue el modelo de limpieza a las particularidades de la zona y que se instalen aseos públicos. En otra línea, creen que se debe «autorizar a los residentes para que puedan utilizar el carril bus en los puentes de la Zurriola y Santa Catalina y girar a la derecha para acceder a la Parte Vieja desde los paseos de República Argéntina y Salamanca».
Intxaurrondo
Los habitantes de esta zona reclaman que se mejore el transporte público entre el viejo Intxaurrondo y la parte nueva y, más allá de eso, «un plan general de movilidad para todo el barrio estableciendo su tráfico, sus plazas de aparcamiento y los bidegorris». Por otra parte, creen que debería haber un microbús interno de la zona. Además, solicitan un proyecto integral para analizar la movilidad en la zona de Los Luises y Gaztelu, «donde los caminos, las aceras y las zonas verdes están deterioradas» y que cuenta con dificultades de conexión debido a sus cuestas empinadas. En el Paseo Zubiaurre y el de Mons, añaden, «la aceras son muy estrechas».
Centro
Los vecinos del Centro, como los de la Parte Vieja, ven su espacio público «saturado». A sus calles acuden, inevitablemente, los vecinos del resto de barrios y las cafeterías y terrazas son más habituales que en otras zonas de la ciudad. Algo que preocupa a los vecinos es el estruendo que se genera por el tránsito de autobuses, ambulancias, camiones de la limpieza y demás vehículos que atraviesan el Centro de camino al resto de zonas de la ciudad, y que se detienen «en los semáforos sin apagar el motor». Además, carecen de centros culturales propios, las actividades que se organizan en esta zona son para toda la ciudadanía, «pero no disponen de equipamientos ni locales propios para el día a día».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

  • Zure helbide elektronikoa idatzi/Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 567 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: