Esto es Martutene (Reportaje publicado en el Diario Vasco. 14 Agosto 2011)


Con la Aste Nagusia recién estrenada y en su edición dominical, que es el día que más gente compra el periódico, nos sorprende el Diario Vasco con un extenso reportaje sobre el río Urumea. Interesante contenido, porque por primera vez se hace desde el prisma del paseo fluvial y no porque se haya desbordado.

Tanto el texto como las fotografías que paso a reproducir son de sus autores y se publicaron en el DV en su edición del 14 de Agosto.

Esto es… Martutene
Desde el Urumea se accede a otra historia de San Sebastián forjada cuando los barrios se comunicaban por el río. La Fundación Cristina Enea organiza una excursión en lancha para ofrecer «una visión crítica» del proceso de urbanización de la ciudad

Podría ser el Misisipi a su paso por una de las zonas más frondosas de Nueva Orleans. O un río cualquiera perdido en una zona amazónica. Pero el de la foto es el Urumea a su paso por el barrio de Martutene. Desde una lancha zodiac, el río y la ciudad parecen otras, y de la mano del arquitecto Iñaki Begiristain nos acercamos a otra historia de San Sebastián, una menos conocida y repleta de curiosidades, que se escribió cuando los barrios de la ribera del río conectaban unos con otros mediante embarcaciones. Entonces el río era navegable y tenía un papel en la ciudad. Pero han pasado ya unas cuantas décadas desde entonces. Hoy la ciudad mira principalmente hacia el mar y hacia sus propias entrañas, el afluente ocupa un lugar secundario y, excepto algunos puntos reconectados con el río en el último año, las nuevas zonas urbanas que se han levantado en la ribera del río «también le dan la espalda».

El sábado 11 de junio tres lanchas partieron del embarcadero del edificio Ur Kirolak, en Loiola. Sobre cada una, seis ciudadanos dispuestos a conocer la cara B de San Sebastián gracias a la excursión organizada por la Fundación Cristina Enea en el marco del proyecto Ur-Hidrologikak. La escapada se planteó como una «mirada crítica hacia el proceso de urbanización de la ciudad», indicaba Begiristain. En concreto, el arquitecto propuso una reflexión sobre las nuevas zonas que se han levantado cerca del río, como Riberas de Loiola. «El río se ha visto como un problema y no como una oportunidad desde el punto de vista de la arquitectura y el urbanismo, no se ha fomentado su relación con las nuevas zonas construidas», señalaba antes de que la excursión arrancara.

El día era soleado y fresco, y las aguas del Urumea centelleaban verdosas. El fondo del río se ve en cambio bastante oscuro y repleto de ramas y troncos, pero Urko, el remero encargado de dirigir la zodiac, explicaba que en los dos últimos años las aguas han mejorado bastante. Están más limpias.

El trayecto partió del embarcadero de Loiola, recorrió este barrio y Txomin Enea y se adentró en Martutene. De vuelta, haciendo altos en algunos embarcaderos, las lanchas navegaban solitarias hasta el Palacio del Kursaal. Sólo nos cruzamos con algunos piragüistas.

Hasta Martutene la vegetación que rodea el Urumea es increíblemente profusa. El silencio y la explosión de verdes que abraza el río provoca una sensación de alejamiento absoluto de la ciudad. Sólo el murmullo de los coches en la autopista, a unos metros, nos indicaba que aún no habíamos salido de zona urbana.

Begiristain explicó en la primera parte del recorrido que la relación entre la zona urbana y el río es «íntima». Se trata del paseo de los Areneros, en Txomin Enea, inaugurado el año pasado en la margen izquierda del Urumea, así como la plaza Atari Eder de Loiola. No hay carreteras que separen el río de estas zonas, «están conectadas».

En el área que abarca Martutene, una vez la vista se acostumbra al aspecto selvático de la zona, comienzan las sorpresas y la narración de una historia en blanco y negro. Casi ocultas por el follaje, algunas villas clásicas, de las que serpenteaban en las colinas de la San Sebastián de primeros de siglo, mantienen los restos de antiguos embarcaderos conectados directamente con la casa mediante elegantes escaleras de piedra. «La relación entre estos barrios y el Centro era fluida, intensa. Incluso se realizaban puestas de largo en estas villas, y los invitados acudían en barcas». Los pasajeros en la lancha también recordaban estos tiempos: «Se llenaba el embarcadero de flores y la gente venía a Martutene navegando desde Gros y el Centro», apunta Mila.

Las zodiac discurrían paralelas a un puñado de viejas casas, algunas descascarilladas, otras bien conservadas, todas con sus miradores hacia el río. Todavía hay caseríos con sus huertas y sus barcas ancladas cerca del agua. «Esta relación y conexión con el río ha desaparecido ya», apuntaba el arquitecto. «Antes había tráfico y comercio fluvial», recordaban en la barca, para pasar a rememorar los dos astilleros de la zona, el Garín y Astilleros Urumea.

Las nuevas viviendas en Riberas de Loiola son quizá las que peor relación han establecido con el río, a juicio de Begiristain. «El nuevo barrio da la espalda al Urumea». No es que esté extremadamente alejado, pero el vial entre las viviendas y el río produce «una separación total. «En su construcción se priorizó la relación con Amara y ni siquiera el parque de la Iglesia de Moneo mira al afluente. Se podrían haber construido viviendas en primera línea de río, revalorizándolo, y haber conectado las marismas de Loiola con el parque de Cristina Enea», reflexionaba.

Hacia el Centro, el agua se vuelve más transparente y densa, mezclada con la del mar. Los puentes vistos por debajo no ofrecen muchos misterios pero, de cerca, las esculturas que los ornamentan se ven plagadas de detalles singulares inapreciables desde la calle. En las paredes del río aún quedan vestigios de antiguas ruedas de molino, un gabarrón olvidado y descolorido que se utiliza para labores de mantenimiento de los puentes flota bajo el hotel Amara Plaza y la gente saluda desde arriba, desde la ciudad conocida.

Os pongo el enlace donde está alojada la noticia:
http://www.diariovasco.com/v/20110814/san-sebastian/esto-martutene-20110814.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

  • Zure helbide elektronikoa idatzi/Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a 567 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: